Beneficios de dejar de fumar

Beneficios de dejar de fumar

Es curioso cómo una cosa tan pequeña y sencilla como el tabaco, que parece nada, puede afectar tanto a nuestra salud, tanto a largo plazo como desde el primer momento. Es curioso pensar también que los beneficios de dejar de fumar empiezan a percibirse muy rápidamente, concretamente un día después de dejar de fumar el último cigarrillo.

Siempre será difícil, habrá el mono, quizá hasta haya daños irreparables, por lo que los fumadores deberían dejar de parar lo antes posible, pero un hecho alentador es que los efectos positivos empiezan a notarse 24 horas después de dejar de fumar.

Uno de los beneficios principales de dejar de fumar es que se previene la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, enfermedad que afecta a 210 millones de personas en el mundo. Aunque sus efectos son irreversibles y permanentes, se pueden aliviar los síntomas cuando la patología se detecta a tiempo, y nada mejor que prevenir que dejar de fumar.

José Silva Figueroa, internista y neumonólogo del Hospital Universitario de Caracas,  afirma que dejar de fumar no es fácil, pero sólo basta querer hacerlo y buscar ayuda para hacer eso más llevadero. Afirma que hay que empezar disminuyendo el consumo de cigarrilos, cambiar de hábitos de vida y evitar consumir bebidas alcohólicas.

Por eso es tan importante que se limite el consumo de tabaco en los lugares públicos, para evitar los efectos que producen en los fumadores pasivos y que no estén expuestos al humo del tabaco. Lo peor de esta medida es que no surge mucho tiempo después de que se hayan adaptado los locales para permitir el consumo del tabaco. Sin embargo, acaba siendo una medida necesaria ya que el tabaco es malo para la salud de los que fuman como para los que están en sus cercanías.

¿Por qué la atención psicológica on line?.

¿Qué ventajas tiene la terapia psicológica online?

  • Menor coste que la consulta tradicional
  • Elimina distancias (Personas que tengan dificultad de desplazamiento, sea por cuestión de tiempo o por cuestión de distancia)
  • Mantiene el anonimato (puedes utilizar un pseudónimo)
  • Facilita el acceso a la terapia a personas con determinados trastornos como agorafobia, fobia social…
  • Es un método rápido, flexible y ha demostrado efectividad
  • Facilita la espontaneidad. El hecho que el terapeuta no esté delante, hace que la persona aborde cuestiones que por vergüenza o miedo al rechazo, en otras circunstancias no contaría

 

Hay que tener en cuenta de que este tipo modalidad de terapia no es adecuada para todo tipo de casos, hay determinadas patologías que precisan una atención presencial, sin embargo, en muchos casos la terapia on line, en sus diversas modalidades, resulta una manera efectiva de encontrar soluciones antes las dificultades que presentan las personas a lo largo de su vida.

*También se realizan terapias presenciales a domicilio en Madrid capital. Solicítala

Cuando el estrés nos ahoga

En una situación de tensión, el cuerpo responde activando unos procesos muy complejos en los que intervienen numerosos órganos y moléculas energéticas. El conjunto de neurotransmisores y de hormonas que se ocupan de controlar estos mecanismos se denominan mediadores del estrés. Su misión es ayudarnos a sobrevivir.

Cuando el peligro es puntual, no excesivo -como montar en una montaña rusa o comerse una tarta de crema-, nos recuperamos bien del estrés producido. El organismo logra, en poco tiempo, volver a su estado basal -y hasta puede que nos hayamos divertido-.

El problema surge cuando estas fuerzas hormonales, nerviosas, metabólicas e inmunológicas, entre otras, se activan en exceso. Esto puede suceder por varias causas, individuales o combinadas.
A veces, por ejemplo, el evento que nos produce tensión es de tal magnitud y se generan tal cantidad de mediadores que se dañan de forma grave las estructuras internas, sobre todo, cerebrales. Es la reacción típica en experiencias traumáticas intensas, como sobrevivir a un atentado terrorista, escapar de un secuestro o resultar ileso de un accidente de tráfico en el que un familiar murió a nuestro lado.
Pero, también, puede dañarnos el estrés moderado que persiste en el tiempo. Esto ocurre cuando, día a día y durante meses o años, soportamos niveles elevados de mediadores de estrés y metabolitos que van lesionando nuestras células y minando las estructuras corporales, hasta acabar produciendo una enfermedad. Un ejemplo característico es el de una persona que tiene que cuidar durante años de un familiar enfermo de cáncer o aquejado de una grave discapacidad.

Más información sobre el tema en el artículo Cuando el estrés aprieta, escrito por el catedrático de Fisiología José Enrique Campillo, en el número 378 de Muy Interesante.